4. Cedro del Himalaya

Descubre los aromas que te ofrece nuestro oasis.

Estamos con otro espíritu del bosque muy especial, el cedro del Himalaya, y aunque es del mismo género que nuestro amigo el cedro del Atlas, es otra especie con un carácter diferente.

Contempla su porte y sus nada caprichosas ramas, ya que los árboles crecen hacia la luz manteniendo un armónico equilibrio que los mantiene con sus pies en el suelo.

Observa su expresión.

Te invitamos a imitar su expresión con tus brazos, y tu cuerpo.

La estirpe de este Kami, espíritu del bosque, viene del Tibet y los Himalayas. Allí llevan miles de años ofreciendo a las personas varias partes de su cuerpo que son usadas como medicina tradicional Ayurveda. Su resina es usada como repelente de insectos, y es famoso por los aromas de su madera que se convierten en incienso, y se usan en miles de rituales.

Te proponemos una experiencia para conectar con tu sentido más ancestral, indómito y salvaje.

El olfato es muy poderoso y te abrirá a la conexión con otros Kamis que te teletransportarán a lugares, vivencias y personas concretas a través de un olor. Son muy poderosos los olores.

Te invitamos a deambular el tiempo que estimes oportuno por este bosque oasis dejándote guiar por lo que la vista te presenta y te apetece oler.

Cierra los ojos y olfatea varias veces para degustar los matices de los olores.

Deja que los Kamis de los olores te lleven a lo que cada olor te sugiera.

Puedes probar los troncos o tallos, las hojas, el césped, el humus y la tierra del suelo, las flores…

Hay varias sorpresas en el Jardín Japonés que te conectarán con otros bosques.

Adelante y déjate de llevar por tu nariz.