0. Bienvenido al verano japonés: Chinowa

A través del Shinrin-Yoku (baño de bosque) y conociendo el antiguo rito sintoísta de purificación Nagoshi No Harae, damos la bienvenida al solsticio de verano.

Primera Parte

¿Qué es Shinrin Yoku?

Shinrin-Yoku, baño de bosque en japonés. Es una terapia diseñada en Japón para contrarrestar los efectos del estrés y de una intensa vida urbana y laboral. Está inspirada en las raíces Sintoístas y de relación con la naturaleza; relación de la que se abre un canal espiritual de pertenencia a la Natura, que acompañado por juegos sensoriales, y la simple estancia en bosques y jardines, configuran una experiencia integral de salud física y relajación mental.

Hoy te invitamos a disfrutarlo, a través de una propuesta, que nace desde las esencias del Shinrin-Yoku, para llegar hasta este bosque oasis en el que te encuentras, el Jardín Florido del Museo Lázaro Galdiano, para ofrecerte una experiencia única y seductora de conexión con la naturaleza.

Te proponemos un itinerario de 6 paradas para sentir la naturaleza.

Si vienes en grupo, o en pareja, os invitamos a que compartáis vuestras experiencias como una vivencia más, podéis hacerlo tras cada parada, y en la parada Roku, seis en japonés, especialmente diseñada para este fin.

Ahora, necesitamos invocar uno de tus superpoderes para garantizar tu máximo disfrute en esta vivencia: tu “intención plena” de conectar con tus sentidos.

Segunda Parte

Ritual Nagoshi No Harae de bienvenida al verano

El primer punto será Nagoshi No Harae, un rito sintoísta de purificación vinculado al solsticio de verano. En esta ceremonia, las personas se limpian las impurezas de la primera mitad del año, rezando también para pedir que no les falte salud durante la segunda mitad. Para ello, caminan atravesando 3 veces un gran anillo sagrado hecho de una hierba llamada chigaya.

Con todo el respeto hacia las ancestrales tradiciones japonesas, te invitamos a participar en nuestro particular ritual bienvenida al verano.

Comenzamos…

La primera práctica de nuestro ritual es sacudirnos urbanidad, sedentarismo, estrés y aquello que nos estorbe para disfrutar esta experiencia natural de bienvenida al verano.

  • Sacúdete con “intención plena” con tus manos, como si de polvo del desierto se tratase, tu brazos….. tus piernas…. los hombros… y también tu cabello…. repite hasta sentir el alivio de la limpieza.
  • Inspira y expira profundamente 3 veces hasta sentir que ha bajado tu ritmo respiratorio: 1, 2, 3….
  • Te sugerimos cruzar el arco la primera vez hacía la izquierda volviendo al punto donde estás en compañía de la alegría como emoción que te inspire.
  • En el segundo paso del arco con el giro a la derecha te sugerimos tener presente tu pertenencia a la Naturaleza.
  • Y el último giro a la izquierda tu apertura y sensibilidad a la belleza.

Primer giro izquierda: Alegría, segundo giro a la derecha: Naturaleza, y tercer giro a la izquierda: Belleza.

Después te invitamos a hacer tu reverencia, cruzar el arco y dar la bienvenida al verano en este bosque oasis con tus sentidos, presentándote como:

Hola soy, [di tu nombre], soy naturaleza, soy belleza.